Educación

 

Complicaciones de la Cirugía de Hernia

  • Recurrencia: Es la complicación más frecuente, del 1 al 10% de las hernioplastias recurren dependiendo la técnica utilizada; el usar técnicas sin tensión, mallas adecuadas, y con personal entrenado reduce estos eventos en un 50%; Los pacientes deben ayudar a reducir el riesgo controlando algunos factores modificables que dependen exclusivamente de él , como son el tabaquismo, la obesidad, estreñimiento, actividad física y afecciones respiratorias. Algunos pacientes tienen predisposición genética, por patologías del colágeno que debilitan sus tejidos.

  • Dolor Crónico posoperatorio: Casi todos los pacientes presentan induración y disminución de la sensibilidad en un área pequeña a nivel inguinal , dependiendo del tipo de incisión, las cuales deberían ser transitorias. El riesgo de daño nervioso es del 0.5% al 1.5% en cirugías abiertas y del 0.4% al 3% en cirugía laparoscópica, requiriendo una disección cuidadosa, un conocimiento perfecto de la anatomía inguinal, la elección adecuada de la técnica a usar y del tipo de material protésico para lograr conseguir esta baja frecuencia de presentación, de lo contrario se lidiará con dolor persistente y limitante que necesitará intervenciones adicionales.

  • Infertilidad masculina: Excepcional y rara, puede ocurrir al intentar reducir la hernia, por la manipulación del conducto y por estrechez al cerrar el anillo inguinal, pudiendo llegar a dañar los vasos que llevan sangre al testículoy hasta necesitar orquidectomía (sacar el testículo)

  • Complicaciones con la malla: El uso de mallas claramente reduce el riesgo de recurrencias, pero, el como y el donde colocarla determinan gran parte de este riesgo. La elección adecuada sobre cual malla utilizar y cuando utilizarla también es importante, pues la rigidez, el porcentaje de retracción de la malla, la capacidad de integración al tejido y el material, determinan la posibilidad de aparición de seromas, granulomas, infecciones, y nuevamente recidivas. En ocasiones necesitando reintervenciones para retiro de la malla o recambio.

  • Lesiones viscerales: Lesiones de vejiga, intestino delgado y colon son las vísceras más expuestas al riesgo de una lesión; Seguir protocolos claros en cada reparo y el reconocimiento durante la misma cirugía de estas lesiones evitan complicaciones graves, por eso estas están más relacionadas con la técnica quirúrgica que con la patología en sí.